Una tarde con las trabajadoras del SAD

El día 16 de diciembre celebramos el segundo ‘Punto de Encuentro con la Ciudadanía’, donde se ha tratado el conflicto social y laboral que están sufriendo las trabajadoras de Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD). A este encuentro asistieron una representación de las trabajadoras afectadas.

Como introducción describieron lo que supone una jornada laboral completa. Una jornada en la que están sometidas a condiciones estresantes y de gran dificultad, pues tienen que prestar el servicio de ayuda a más de seis personas, tratándose en muchos casos de hombres y mujeres a quienes hay que ayudar con especial mimo por sus graves dificultades motoras o psíquicas. Nos contaron también que tienen que ir deprisa y corriendo de un domicilio a otro.

En la política de la empresa Aralia (adjudicataria del contrato) prima más el criterio economicista que el de calidad del servicio. Ellas denuncian que las Mutuas no tienen en cuenta las enfermedades ocasionadas por su trabajo, y que su colectivo es de los pocos que no tienen reconocidas las enfermedades profesionales específicas. Y para rematar el estado lamentable de precariedad de su trabajo, no se está cumpliendo la Ley de Prevención de los Riesgos Laborales.

Después pasaron a explicarnos cómo están en la actualidad las relaciones económico-laborales con la empresa Aralia. En cuanto a las nóminas, no se están pagando a tiempo (921 euros brutos mensuales por una jornada completa), y lo mismo la paga extra de Navidad que aún están esperando y que debían haber percibido el día 15 de diciembre. Tampoco se cumplen muchas de las condiciones que están contempladas en el contrato de adjudicación, como es la paga del complemento salarial semestral de 600 euros brutos o los 30 minutos de descanso para jornadas superiores a seis horas, entre otras.

El número aproximado de trabajadoras del SAD de Xixón es de 300. Es un colectivo muy disperso y dadas las condiciones de trabajo (en domicilios particulares) resulta muy difícil conocerse entre ellas. El Comité de Empresa lo forman 10 delegadas (CCOO tiene 4, UGT tiene 4, y CSI tiene 1 y CSIF tiene 1), y no hay unanimidad a la hora de tomar alguna de las decisiones más importantes como, por ejemplo, exigir al Ayuntamiento que rescinda el contrato a la Empresa Aralia por el incumplimiento de las condiciones pactadas y que estudie la viabilidad de remunicipalizar el servicio.

La situación está en punto muerto, por lo que el grupo de trabajadoras más concienciadas con la precariedad en la que están desarrollando su trabajo seguirán asistiendo todos los meses a los plenos del Ayuntamiento, y han comenzado a convocar concentraciones semanales frente a la Fundación Municipal de Servicios Sociales de Xixón (edificio La Gota de Leche).

Entre las personas asistentes se recordó la creación de la Empresa Municipal de Transportes Urbanos (EMTUSA) y las movilizaciones que hubo que hacer para presionar y conseguirlo. Un miembro de la Asociación de Pensionista de Gijón manifestó sus apoyo total y les animó a que no cesaran en su lucha. En el mismo sentido se pronunciaron muchos de los asistentes a la reunión.

La trabajadoras nos propusieron que, como medidas de apoyo a sus reivindicaciones, lo primero que debemos hacer es formularnos la siguiente pregunta: ¿Qué clase de cuidados queremos para nuestros mayores en la Ciudad de Gijón?. Y trasladar esa pregunta a las Asociaciones de Vecinos, y a toda la ciudadanía de Gijón. Es necesario implicar a toda la sociedad y crear un estado de opinión que permita definir qué servicios son necesarios y en qué condiciones se tienen que dar para atender a una ciudad que en 2019 ya cuenta con un 26% de personas mayores de 65 años.

Por último se plantearon medidas para lograr la remunicipalización del SAD de Xixón y, de esta forma, ganar en calidad de prestación del servicio. Se pusieron ejemplos de municipios en los que este servicio está municipalizado, como Chiclana, Jerez o Pamplona. Las trabajadoras cuentan con toda la documentación que se requirió en esos municipios para que fuera una empresa municipal la encargada de realizarlos. 

Al final de la reunión, la concejala de Podemos Alba González tomó la palabra y señaló que la ayuda a domicilio, a pesar de ser una prestación municipal esencial, no goza de estabilidad. Comentó que el equipo de gobierno debe garantizar los derechos de las trabajadoras y de las personas usuarias, pero también plantearse la remunicipalización que permita acabar con la externalización de esos cuidados esenciales. «Éste es un servicio que debe volver a ser público», dijo. Y añadió, «apostamos por una empresa de cuidados que convierta a Xixón en ciudad pionera y que ponga en el centro de las políticas públicas la vida de la gente, así como los derechos laborales de las mujeres que trabajan en este sector, precarizado hasta el extremo, como estamos viendo». Por último criticó que el Ayuntamiento no esté mirando en el sentido de lo público sino de perpetuar la concesión.



Fermín Casatejada
Luis Alfredo Fernández (Playu)

(Miembros del equipo del ‘Punto de Encuentro con la Ciudadanía’)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies