«Movimientos sociales: de la calle a las instituciones» – [Crónica} Charla miércoles 15

Ángel Alonso, miembro del Círculo y activista de la Red Solidaria Popular (RSP), presenta a dos de sus más destacados miembros, Xana Reyes, coordinadora de la RSP, y Luís Royo, activista de la misma, a Arturo Monteserín, miembro del 22M Marchas por la Dignidad y de la Asociación de Pensionistas de Gijón, y finalmente a Miguel García, miembro activo de la Plataforma de Afectados por las Hipotecas desde su fundación. Tres movimientos sociales muy relevantes sin los que no sería posible entender lo que está ocurriendo social y políticamente en nuestro país desde el 15M del 2011.

La existencia de movimientos sociales en una democracia formalizada son indudablemente un síntoma de ciertos fracasos institucionales. Como afirma Miguel García, «algunos desahucios en la puerta se están impidiendo», aunque solo sería posible detenerlos todos si se aplicaran medidas municipales y legislativas encaminadas a hacer realmente efectivo el derecho a la vivienda, bien básico no solo desde un punto de vista constitucional, sino también humano. La voluntad política es fundamental. Como bien viene demostrándose en estos últimos meses, tras las elecciones del pasado 24 de mayo, cuando una corporación municipal quiere atajar problemas tan serios como el de la pobreza alimentaria, los recortes en servicios y prestaciones a nuestros mayores, el derecho a techo, etc, la posibilidad de que se prioricen los derechos frente a los intereses de la banca y de los poderes especulativos es real. A día de hoy, muchos ayuntamientos, por fin gobernados por alcaldes y alcaldesas que tienen como prioridad las necesidades de la gente, están demostrando que cuando se quiere se puede. Nadie puede sufrir necesidades alimentarias o energéticas sin que sus representantes políticos se hagan eco de ellas. Arturo Monteserín, de forma muy elocuente, alude a la exigencia de que las instituciones públicas «tengan la empatía necesaria para defender como derecho lo que son efectivamente derechos».

Estos movimientos aquí representados hoy «no son herramientas partidarias, aunque eso no significa ser apolíticas», como afirma Xana Reyes. Su independencia es la más clara demostración de que la solidaridad no tiene siglas, de que la defensa de los derechos es ideológica a la par que humana, de que cuando se sabe cuáles son las verdaderas responsabilidades de las instituciones no puede darse ninguna situación de emergencia social.

Por último, ha querido la cruel fortuna que durante la charla de hoy hayamos conocido la triste noticia de la muerte de un minero en Cerredo tras un derrumbe en el pozo en el que trabajaba. Desde la Semana Negra, desde el espacio Kamtxaka, desde el Círculo de Xixon, enviamos nuestras más sentidas condolencias a su familia, a sus amigos y a sus compañeros de trabajo, para lo que se pide un minuto de silencio.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies