Malas Prácticas

 

En un par de días aulas y patios se llenarán de carreras y gritos de los más pequeños (quizás alguna lagrima al despedirse de mamá) y de confesiones y convivencias, no faltas de rubor, de los mayores.

Pero me temo que en el IES “Universidad Laboral”, además, comienza con una promesa rota, ya que el señor Genaro Alonso Megido, Consejero de Educación del P. Asturias, nos vuelve a fallar y se desdice de la promesa hecha a las representante del AMPA y a mi mismo, consintiendo que el contrato de servicio de la cafetería siga vigente.

Revisemos los antecedentes:

  • 5 Agosto 2016 Firma de contrato en el cual se ofrecen bocadillos a 20cm, pinchos a 10cm, batidos de leche a 10cm y botellas de gua de 1`5 litos a 25cm entre otros.
  • En los meses de septiembre, octubre y noviembre, tanto la dirección del centro como el AMPA, mandan hasta cinco misivas denunciando el incumplimiento del contrato por parte de la gerencia. Aparte de malas contestaciones a alumnos que solicitan los productos en oferta. Teniendo la callada por respuesta.
  • 21 Febrero 2017. Lucía Montejo, del grupo parlamentario de Podemos, a petición del AMPA, con consentimiento de la dirección del centro, hace una pregunta en la Comisión de Educación acerca del caso. El señor Consejero, buen fajador, se saca de la chistera un informe desfavorable de sanidad y desvía el problema a este informe, que no satisfizo a nadie.
  • Más tarde, en los pasillos de la Xunta, nos asegura que el contrato no seguirá en rigor el siguiente año. Y nos pedía paciencia por ello.
  • A mediados de Junio, cuando la presidenta del AMPA pregunta por el caso, se le comunica que se ha dado carpetazo al asunto el día 15 de Mayo. Preguntamos al centro y el centro nos dice que no saben nada, que les han preguntado dos veces y en ambas ocasiones se mandó un informe en el cual se decía que se seguía incumpliendo el contrato. El centro sigue sin recibir la comunicación de cierre de expediente.
  • 29 Junio. EmiIio León, Portavoz del grupo parlamentario Podemos, vuelve a interpelarlo, esta vez en el hemiciclo, acerca del cierre de expediente. Contesta con vaguedades y nos sale con la promesa de que los próximos contratos se van a revisar hasta la extenuación (cosa de la que dudo al seguir las condiciones de este).

El resultado es que la concesión sigue en los mismos términos, hay sensación de impunidad y de que las cosas van a seguir igual, mientras se exhorta a la dirección del centro a estar vigilante de una situación que, se me antoja, va a repetirse una vez más.

Lo que más me preocupa es el ejemplo que nuestros hijos/as pueden sacar de esto, admitiendo este tipo de picaresca en instituciones públicas de docencia.

 

Fernando Patiño

11/09/2017

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies