LO LLAMAN DEMOCRACIA Y NO LO ES.

 

Hace aproximadamente una semana se anunciaba en Podemos la puesta en marcha de la iniciativa «Atarse los cordones», anunciada en su momento entre las propuestas del actual Secretario de Organización al tomar posesión del cargo. Dicha propuesta hablaba en su momento, a grandes rasgos, de la necesidad de hacer un trabajo de proximidad, escuchar a las bases en vivo y en directo y recoger sus inquietudes y sus necesidades. Hasta ahí, todo bien, una iniciativa interesante que requiere un trabajo ingente para hacerla bien, dada la dispersión territorial a cubrir. Lo que no venia ahí era la letra pequeña, que hemos descubierto al anunciarse la forma que tomará la misma.

La iniciativa se plantea como una fase preparatoria de la siguiente Asamblea Ciudadana Estatal (órgano teóricamente soberano de Podemos, donde se decide el rumbo a tomar del partido, interna y externamente), pero tal y como esta planteada, lejos de ser una acción complementaria, desarrollada en tiempo y formas adecuados para cumplir su propósito, para proporcionar datos a analizar para un debate a fondo del que surjan propuestas de evolución orgánica que nos permitan descubrir y resolver las necesidades que nos hemos dejado en el tintero en estos dos años largos de partido, se convierte en un pobre sustituto del análisis, debate y elaboración de propuestas mismo. Lo que es mas grave, presenta un serio déficit democrático al desviar hacia los Círculos «Activos», de forma única, la capacidad de decisión sobre que propuestas van o no a ser consideradas. Valga decir, para aclarar contexto, que esto de los Círculos Activos es una nueva figura sacada de la manga hace unos meses por la Secretaria de Organización, sin ratificarse en Asamblea Ciudadana alguna, y que no está contemplada estatutariamente. Donde los estatutos fijan la condición para ejercer sus competencias de los Círculos en que estén validados, se han establecido condiciones adicionales para lograr una categoría, la de Circulo Activo, sobre la cual a partir de ese momento se conceden todos los derechos, obviando la propia condición fijada en estatutos.

Uno pudiera pensar que, tras dos años de nulo debate interno, decisiones casi (y sin casi) unilaterales de la «maquina de guerra electoral», reglamentos de primarias aprobados que regulan en si mismos la forma que toman competencias exclusivas de la Asamblea Ciudadana, sin ser ratificados por esta y que aun así son incumplidos, sistemas de elección que no pasan por el visto bueno del órgano soberano del partido (aun cuando hay una postura interna critica respecto a los mismos que merecería un cierto debate) y una falta de pluralidad notoria, en nombre del fin superior, del «asalto a los cielos» habría tiempo sobrado para la reflexión y el debate sobre todo ello. Que, una vez terminado el ciclo electoral, formado gobierno (de los de siempre, por desgracia) y empezado un nuevo periodo, el proceso por el cual revisásemos nuestra dinámica interna y externa, evaluásemos los errores y los aciertos y nos dotásemos de mecanismos democráticos como los que predicamos en un principio de cara a, por fin, consolidar la herramienta partido, como algo «nuevo»,»plural» y «democrático», seria a su vez un proceso mas novedoso, plural y democrático que el ya mito del partido, Vistaalegre. Que dio lugar a la «maquina de guerra electoral». Uno podría pensarlo, claro, pero nada mas lejos de la realidad:

En esta fase previa de presentación de propuestas que se ha adjuntado a la iniciativa «atarse los cordones» se establecen unos plazos, a mi juicio ridículos, para la fase mas importante de todo proceso democrático. A saber, el análisis y el debate, para la posterior elaboración de propuestas surgidas del mismo. En la puesta en escena del proyecto se plantean plazos que son en si mismos escuetos. Se da a los órganos territoriales un plazo de 10 días (del 30 de Noviembre al 10 de diciembre) para habilitar canales telematicos para recibir propuestas y que estas aparezcan en su web. Lo cual, sin entrar en disquisiciones sobre el realismo de ese plazo en base a criterios técnicos, nos deja que se podrán enviar propuestas desde el 10 de diciembre hasta el 15 de Enero, fecha que se fija como limite. Periodo en el cual se deben producir simultáneamente el debate, el análisis y las conclusiones que den lugar a las propuestas con la redacción de las mismas.

Uno pudiera pensar, también, que después de haber criticado profusamente el «chantaje» que intentaba aplicar Rajoy al barajar como fecha de unas posibles terceras elecciones la Navidad, a la hora de contar plazos para un proceso tan importante y esperado como este, en el cual hay que hacer importantes reflexiones colectivas sobre el futuro devenir de la organización, se tendría en cuenta el no considerar hábiles las fechas de dichas fiestas, con el mismo criterio que se establecía la critica social sobre la fecha de las posibles elecciones generales.

Lejos de eso, en poco mas de un mes, dado para reflexionar, analizar, debatir y redactar propuestas serias (algo que, cualquiera que lo haya hecho alguna vez sabe que no lleva poco trabajo), se coge por el medio todo el periodo prácticamente inhábil entre eventos navideños varios del mes de Diciembre y principios de Enero. Coincidiendo además con los debates presupuestarios en muchos ayuntamientos y comunidades autónomas. Nótese la «mejoría» respecto al anterior congreso fundacional (Vistaalegre), donde ya hubo criticas a pie de Circulo, por los escasos espacios para el debate y elaboracion de propuestas habidos en un periodo bastante mas extenso (unos 3 meses, con otro prácticamente inhábil, Agosto, por en medio) y además existía la posibilidad de mantener debates telematicamente con los autores de diversas propuestas vía plaza podemos.

Así mismo, se establece, una vez presentadas las propuestas, un plazo de unos 15 días para transaccionar entre las mismas, dejando a las organizaciones autonómicas la organización de los espacios para realizar dichas transacciones. Sí, sí, tendrán que preparar herramientas y planificar reuniones en poco mas de un mes, si yo estuviese en una ejecutiva autonómica, saltaría de la silla al leer estos plazos.

Pero bueno, no nos preocupemos, al menos tienen total libertad para empezar a trabajar en ello, salvo porque tendrán que organizarse y coordinarse con la Secretaria de Organización Estatal, que de entre medias está organizando esa ruta de atadura de cordones por todo el territorio.

Respecto a las propuestas sectoriales, uno pudiera pensar que al ser Estatales, la secretaria de organización estatal se encargaría de proporcionar medios para realizar esas transacciones entre propuestas, no se, algo que superase y mejorase a la plataforma habilitada con chat para las transacciones entre documentos presentados alla por Vistaalegre. Bueno, uno estaría, de nuevo, errado. El mecanismo propuesto en que busquen los contactos de los demás proponentes en la web, y alla se las compongan ellos para localizarse, reunirse y transaccionar. «Interlocutorio directa y espontanea entre redactores, utilizando los contactos disponibles de la pagina web».

Pero la guinda del pastel viene en el método de selección de propuestas. Uno pudiera pensar que, siguiendo la lógica estatutaria respecto a quien tiene competencias para definir lineas políticas en cada territorio, como parecería difícil argumentar que fuese de otra manera por principio de Democracia Interna establecido en la propia ley de Partidos, esto es, el conjunto de afiliados/inscritos de la organización en el área correspondiente, haría una preselección de los documentos territoriales que pasan el filtro para ir a la Asamblea Ciudadana Estatal por vía telematica, para facilitar la participación, como tanto ha predicado esta organización. O en su defecto, el órgano Ejecutivo electo, si eso fuese inviable.

Pero no, en su lugar, serán los Círculos (solo los Activos, por supuesto) los que, en una suerte de votación presencial sin garantías establecidas y en la cual, ya que no se dice nada, puede participar cualquier persona presente (sea o no inscrito en el partido), decidirán que propuestas se elevan a la Asamblea Ciudadana Estatal.

No me miréis raro, que alguno lo hará, no es que los Círculos no deban participar de este proceso, de hecho deben, en esta fase ademas, que suma «debate y deliberación» y votación en otro periodo de 15 días (debate cuando ya no se puede modificar ni mejorar nada, solo elegir, otro día hablamos si queréis del concepto «Democracia Participativa» y la diferencia entre el debate como herramienta de consenso, frente al debate como cimentación de posturas). Pero no a la hora de elegir. Por diversos motivos:

Uno, básico y fundamental, que por mas que algunos quieran, los Círculos no representan a la totalidad de afiliados de Podemos, ni siquiera y cada vez menos participan en ellos mas que una ínfima parte de dicha totalidad, o cubren todo el territorio de tal modo que cualquier persona pueda acudir fácilmente a uno para poder votar.

Dos, que si bien es lógico a lo mejor para las propuestas políticas, que puedan participar en el debate abierto personas externas al partido (y eso es parte de su diferenciación con las formas «clásicas»), no tiene mucho sentido que dichas personas puedan determinar, por ejemplo, cuales son las normas internas de este, por encima de otros que si están adscritos al mismo.

Tres, no hay ninguna garantía establecida respecto a las votaciones que se realicen en los mismos, ningún protocolo, nada en la presentación de la propuesta. Recoger el acta y subirla a un formulario web. Fin. Eso puede estar muy bien para cuestiones de filtro no bloqueante, como el caso de los avales a primarias, donde siempre se puede pedir restitución a la Comisión de Garantías, pero no para un proceso democrático de votación para discriminar que propuestas van o no a la Asamblea Ciudadana Estatal

Y por último, para ir concluyendo, el bonus track. El documento presentado hace 7 dias, indicando los plazos del proceso indica que las fechas de los mismos pueden ser modificadas cuando se fijen las fechas de la Asamblea Ciudadana Estatal.

Una vez mas, uno pudiera pensar que dicha modificación, de producirse, seria en todo caso para mejorar los plazos, las condiciones para quienes quisiesen participar, poniendo una fecha mas alejada en el tiempo para dicha Asamblea Ciudadana, que permitiese unos plazos mas amplios que favoreciesen el debate y la participación. Sobre todo tras la decisión de la Comisión de Garantías Democráticas Estatal, referente al cambio del método de votación en el proceso interno autonómico de la Comunidad de Madrid, tremendamente pegada a la letra de ese principio que indica que no pueden ser alteradas las condiciones de un proceso una vez comenzado este, en lugar de valorar el daño real al derecho que teoricamente defiende dicho principio, de los participantes a tener la seguridad de que las condiciones en que deciden participar en un proceso concreto no varían. Sobre lo cual podría discutirse si se hubiesen visto alteradas realmente, en caso de modificar el sistema de votación, con respecto a su ejercicio de sufragio pasivo, si hubiese una leve ampliación del plazo y suficiente difusión para que se pudiesen enterar del cambio, no habiendo comenzado el plazo de presentación de candidaturas en el momento en que la totalidad de los inscritos de la Comunidad de Madrid se decantó por dicha opción.

Uno pudiera pensarlo, pero nada mas lejos de la realidad, ayer se notificaba que las fechas puestas para la Asamblea Ciudadana, caían antes de terminar los plazos dados inicialmente para este proceso previo, “obligando” a adelantarlo y comprimirlo todo aún mas. Donde eramos pocos…

Uno pudiera pensar, en definitiva, que cada decisión tomada en este nuevo proceso, sobre el que ya no pesa la premura del ciclo electoral iría guiada, como principios rectores, por la búsqueda de una mayor participación, pluralidad y democracia interna, en un partido que supuestamente respondía, o decía responder en cierto modo, a las necesidades hechas grito por aquellos que nos manifestamos el 15 de Mayo de 2011 en vísperas de unas elecciones para denunciar ,entre otras cosas, la estafa democrática que suponía nuestro actual sistema. Uno pudiera pensarlo y estaría, a día de hoy , tremendamente equivocado. Y tristemente, mas equivocado aún que hace dos años. Así pues, como aquel 15 de mayo a uno solo le viene a la cabeza, en estos momentos, decir en voz alta aquello que en su día coreó en las calles:

Lo llaman Democracia y no lo es.

DANIEL PRADO FERNÁNDEZ

ecpa

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies