Estrategias frente a la falacia

Estrategias frente a la falacia

La idea de que la derecha de Foro gobierna en Gijón gracias a Xixón Sí Puede se ha instalado en sectores amplios de la opinión pública local. A ello ha contribuido, sobre todo, la voluntad de un frustrado y desnortado PSOE que en su vertiginosa caída a los infiernos, no ha dudado en movilizar a militancia y medios afines para forzar, en primera instancia, y acostumbrados como estaban durante largos años a la docilidad de sus socios de IU, el apoyo de XSP para hacerse con la Alcaldía y más tarde, una vez desbaratado el plan inicial, una moción de censura.

Hasta aquí, ninguna novedad respecto a lo que ha venido sucediendo desde las elecciones del pasado año: una apelación continua al pacto de la izquierda sin que desde el PSOE local rectifiquen en nada las causas de que no haya habido ni tan siquiera una remota posibilidad de que XSP, sin renunciar a sus más elementales esencias ideológicas, se planteara llegar a acuerdos con quienes representan el paradigma de la indecencia política en Asturias y en Gijón. Sin embargo, el artículo firmado por F. García publicado en el diario La Nueva España el pasado domingo, sí que supone una variación en forma de nueva vuelta de tuerca en la presión mediática a XSP. Además de ornamentar la publicación con una caricatura que no deja de tener su gracia, se incorporan al debate nuevos argumentos que vienen a sumarse a la nómina de los utilizados hasta ahora con el propósito de aupar al candidato socialista local a la ansiada alcaldía. El periodista, con maneras de paniaguado, utiliza sin reparos algunas decisiones del gobierno municipal para demostrar, “sin género de dudas”, la Entente Cordiale entre Foro y XSP. Con tal fin no duda en referir la reciente remunicipalización del servicio de ayuda a domicilio, el campo de fútbol femenino de Ceares y como no, la designación de la abogada Marta Rodil como representante del Ayuntamiento en Cajastur, presentándolas como pruebas inequívocas del matrimonio de conveniencia. No parece percatarse el periodista, cegado probablemente por el brillo cegador que emiten los juicios independientes, que el argumento constituye un paradigma de lo que se denomina (y perdón por el exabrupto en forma de latinajo) falacia post hoc, ergo propter hoc. En otras palabras, que responde al mismo esquema argumental que podría llevarnos a atribuir la salida del sol a la actuación del gallo, pues siempre canta un rato antes.

Detrás del recurso a esta falsa causalidad se agazapa la frustración del socialismo local ante algunos recientes éxitos de XSP, la deriva autodestructiva del partido a escala general, la larga sombra de las sospechas, cuando no evidencias, de corruptelas en el pasado reciente, el alejamiento de la otra cómplice IU, la manifiesta incapacidad de articular un discurso coherente para afrontar el presente y un largo etcétera de problemas que hacen del PSOE una alternativa inverosímil.

En cualquier caso, la nueva ofensiva mediática debería recordarnos el problema que afecta a XSP en este asunto y analizar las posibles soluciones. De una parte, es evidente que se requiere una estrategia comunicativa que enfrente el problema y que ésta debe suplir con imaginación y osadía la capacidad del contrario de disponer del control de los medios convencionales.

Estrechamente ligado a esta batalla comunicativa se debería hilvanar un argumentario sólido, que mimbres no han de faltar para armar un discurso con suficiente apoyo documental que desmonte la falacia del entendimiento cordial. Un mero repaso a la cotidianeidad municipal (votaciones plenarias y correlaciones de fuerzas) resulta elocuente. Trasladar esta evidencia a una opinión pública convencida de lo contrario constituye el gran reto comunicativo.

Otro factor que podría contribuir a revertir esta situación es el avance de la cohesión interna de XSP. El tan incipiente como tardío proceso de formación de una estructura organizativa básica debería acelerarse. De esta manera, se dotaría a la C.U.P. de una consistencia capaz de enfrentar de manera más eficiente los ataques externos y de disipar la imagen de cierta debilidad orgánica aparejada a una excesiva autonomía del Grupo Municipal.

Así pues, tres son las armas al alcance de XSP contra la nueva oleada de críticas por el supuesto acuerdo con Foro: audacia comunicativa, ferocidad frente al PSOE y fortalecimiento interno. Que la falacia no empañe la gran labor del Grupo Municipal.

Alba Lavandera

podemos1

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies