Encuentro «Mujeres por el Cambio»

 

MUJERES POR EL CAMBIO.

Encuentro en el Antiguo Instituto, 6 de marzo de 2016.

Hace ciento seis años que la segunda Conferencia Internacional de Mujeres Trabajadoras, celebrada en Copenhague, decidió establecer el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer. Hoy, en 2016, cinco mujeres de Podemos, con distintas responsabilidades orgánicas e institucionales, presentan y dirigen este acto, reflexión y preparación para la conmemoración de este año.

El título de este acto demuestra «que el cambio se está dando sí o sí, solo hay que decidir cómo va a ser y qué papel va a desempeñar la mujer, porque sin ella no es cambio». Así da inicio al acto Jara Cosculluela, responsable de Feminismo en el Consejo Ciudadano de Podemos Asturias y conductora del encuentro. El lema del 8 de marzo de este año tiene dos vertientes: seguimos siendo pocas en las instituciones y siguen faltándonos mujeres a manos de sus asesinos. Valga como ejemplo (desde aquí nuestro más sentido homenaje) el de Berta, la activista sindical y feminista latinoamericana asesinada el pasado 3 de marzo.

A la pregunta que la conductora formula a Nuria Rodríguez sobre su incorporación al ayuntamiento de Gijón como concejala de Xixón Sí Puede, responde la edil que «cuando se llegó a la institución pudimos comprobar lo que ya sospechábamos sobre las trabas a la participación y que el modo en que se nos representaba en ella era real». Hace falta dar la batalla para conseguir que la ciudadanía pueda sentirse mejor representada y que los mecanismos de participación sean los esperables en una institución que se dice democrática, batalla que hemos de dar todas.

Lorena Gil, diputada de Podemos en el Parlamento asturiano y cabeza visible del equipo que negoció los Presupuestos con la FSA, describe el modo en que el grupo socialista, con su presidente Javier Fernández a la cabeza, no aceptó con buen talante el hecho de que el equipo de Podemos no estuviera dirigido por sus «líderes masculinos», Daniel Ripa y Emilio de León, «casi como si se hubiera tratato de una afrenta». Nuevas formas de hacer política también exigen la erradicación de ciertas inercias históricamente establecidas.

A la pregunta sobre cómo se está viviendo en el Congreso de l@s Diputad@s este momento nunca antes vivido de incertidumbre ante la investidura de nueva presidencia del gobierno, Sofía Castañón, diputada de Podemos en Madrid, reconoce sentirse privilegiada por experimentar en primera persona este momento de cambio histórico para la ciudadanía de nuestro país. Como portavoz de Podemos en la Comisión parlamentaria de Igualdad reconoce haber encontrado «mucha incoherencia en su seno, sobre todo entre quienes establecen que la agenda política de las comisiones del Congreso no puede ser dirigida por plafaformas externas». Actualmente se está trabajando en una proyecto de ley sobre permisos igualitarios de maternidad y paternidad, proyecto impulsado por la sociedad civil representada en este caso por plataformas que llevan muchos años trabajando por un asunto de vital importancia para la corresponsabilidad de ambos sexos en el cuidado de la descendencia y en la igualdad a la hora de conciliar vida familiar y laboral. Parece que algunas voces del Parlamento siguen sin entender que la sociedad debe participar en política, más allá de la visita cuatrienal a las urnas.

Desde las movilizaciones del 7 de noviembre (7N) contra la violencia machista, apunta Jara , la sociedad ha cambiado sustancialmente y ha entendido que este es un problema general que merece altas dosis de altura política, dado que es un problema de estado que exige soluciones de estado. Así introduce la conductora del acto a Estefanía Torres, eurodiputada de Podemos, que, «como ya he comentado siempre que tengo ocasión», describe al Parlamento europeo como » un teatro inútil que, aunque es consciente de la violencia machista que asola a toda Europa y al mundo, no hace más que pedir protocolariamente a la Comisión Europea dictámenes y directivas que nunca terminan de ser redactadas, que nunca terminan de ser recibidas.» El Europarlamento decepciona por su inoperancia a pesar de su tamaño mastodóntico, anclado en una especie de caja estanca a la que no llega la ciudadanía.

Culmina la parte expositiva del encuentro, antes de dar paso al coloquio final con el mucho público asistente, con la constatación de que «no es suficiente que se establezcan políticas abstractas de igualdad que queden en el papel» (Nuria R.) o » diplomas que premien a empresas con inmaculados Planes de Igualdad sin desarrollo» (Lorena G.) o dictámenes parlamentarios que legislen sobre Igualdad negro sobre blanco, sin más horizonte (Estefanía T.), si no se traducen físicamente en el tejido y la vida sociales. Es imprescindible que toda iniciativa institucional y/o mediática tome cuerpo en partidas presupuestarias reales, suficientes y eficaces en todos y cada uno de los ámbitos, el local, el autonómico y el estatal, que permitan llevar a cabo medidas que lleguen a la vida cotidiana de nuestros barrios, nuestros pueblos y nuestras ciudades. Si no se hace así, la Igualdad servirá tan solo para maquillar la inutilidad de lo que se exponga en el papel, para quedar confinadas en el BOE.

Cuestión de estado significa que en todos los niveles del mismo tomen forma las políticas con visión de género necesarias para acabar con la discriminación y, finalmente, con la violencia, sea esta física, institucional o socio-laboral.

photo_2016-03-09_19-23-56

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies