El tiempo pasa.

 

Estos días, buscando fotografías del “Espaciu Pal Cambiu 2017”, he estado revisando algunas fotos y documentos que voy sacando o recogiendo en los diversos eventos en los que acudo de los últimos cuatro años.

Viendo imágenes de unidad, de emoción y de entrega de los primeros momentos que nació Podemos, recuerdo un poema de Miguel Hernández que en una de sus partes nos habla de los estragos que el tiempo causa entre nosotr@s :

“…Algún día

Se pondrá el tiempo amarillo

Sobre mi fotografía.”

En las primeras fotografías de asambleas, reuniones o manifestaciones; observo ya una pátina amarillenta, como de algo muy lejano, ocurrido en tiempos remotos.

Por aquel entonces la confusión era mucha y en ocasiones las asambleas se convertían en reiterativas, tediosas y poco productivas. Pero la entrega, el tesón y las ganas de cambiar la situación que nos planteaba el PP nos animaba a volver una y otra vez y a intentar seguir colaborando.

Con el tiempo se fueron haciendo grupos de trabajo ; Comunicación, extensión y financiación, en un principio, que empezaron a organizar el trabajo y dieron pié a otros grupos más específicos; laboral y empleo, municipalismo, cultura, medio ambiente… y así hasta diecinueve, por los cuales nos fuimos haciendo eco de las cosas que pasaban y aportando cosas a la sociedad que nos rodea.

Ahí vinieron las primeras elecciones primarias y empezaron las primeras luchas internas y el primer intento de manejar toda esta fuerza emergente que estaba surgiendo.

Empezaron las reuniones a puerta cerrada, los secretos entre sectores y las luchas veladas en las redes. Y ahí empezó a escasear la información.

Pero aún así avanzábamos y nuestros representantes institucionales electos generaban el suficiente entusiasmo como para que esto no decayera demasiado.

Vistalegre II no ayudó demasiado a restañar heridas y cada cual sacó las conclusiones que le parecían más convenientes de los documentos que de allí surgieron.

La segunda tanda de primarias han servido para dar una vuelta de tuerca más a esta separación y la conclusión es que, los que “perdieron” no aceptan debidamente los resultados de las urnas y los que “ganaron” apenas incluyen a los primeros , intentan excluirlos y dejan de dar visibilidad en sus acciones.

Conclusión, en cuatro años, que deberían ser un comienzo, los primeros pasos…ya somos viejos, estamos llenos de hollín y de óxido, que el tiempo se empeña en mostrarnos en el interior de fotografías que nos recuerdan un pasado, no muy lejano, en el que se mostraban blancas y brillantes.

Fernando Patiño Fernández.