«Gaza: una flotilla para la esperanza» [Crónica] Charla Domingo 12

Presenta: Sonia López

Teresa Calderón, miembro del Consejo Municipal de Cooperación y Solidaridad Internacional en representación del Comité de Solidaridad con la Causa Árabe, y Miguel San Miguel, miembro fundador del sindicato de la enseñanza SUATEA, del Comité de Solidaridad con la Causa Árabe y afiliado de Asturias Laica, presentan hoy en el espacio Kamtxaka.

El mal llamado conflicto palestino-israelí no es sino un proceso de depredación territorial, social y político cuya única finalidad palpable es la ocupación militar, administrativa y políticade los territorios palestinos por parte del Estado de Israel. La finalidad última de Israel en todos y cada uno de los procesos de paz abiertos en los últimos años, los denominados pactos de paz por territorios o los acuerdos para la constitución de dos estados, es la de dinamitar cualquier acuerdo con la inestimable colaboración de los Estados Unidos y su política de veto recurrente en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

El pueblo palestino está siendo contínuamente demacrado por el Estado de Israel y por la comunidad internacional para evitar su constitución como estado soberano. La política israelí de colonización de tierras, de guetización de su población y de su sometimiento territorial en un espacio cercado por tierra, mar y aire, está condenando al pueblo palestino, especialmente en Gaza al hambre, a la falta de recursos para la reconstrucción de sus diezmadas infraestructuras, bombardeadas recurrentemente, y a la ausencia casi absoluta de recursos sanitarios, de agua y de todo lo necesario para vivir.

«Detención administrativa es que te  pueden detener sólo por ser sospechoso, sin acusación alguna; al no haber acusación no te pueden juzgar, pero sí te pueden tener detenido durante 6 meses y al cabo de ese tiempo ser renovado durane otros 6 meses. Sin ningún tipo de acusación, y así hasta 6 años» (Teresa Calderón).

Muchos colectivos internacionales, sabedores de estas dificultades, han organizado flotillas solidarias para llevar a la franja de Gaza recursos básicos. Estas flotillas han sufrido el acoso de la marina israelí, la detención de sus activistas, incluso la agresión militar, agresión producida en aguas internacionales, con el resultado de múltiples muertos, detenidos y decomiso de sus mercancías. Es necesario que la ciudadanía internacional sea consciente de la desesperada situación de los gazetíes. Es necesario que no se permita la distribución de productos israelíes que provengan de los territorios palestinos ocupados, lo que se denomina la campaña BDS, Boicot, Desinversión y Sanciones contra el Estado de Israel.

La ciudadanía española debe presionar a sus instituciones locales y autonómicas para que a su vez presionen al gobierno español para que deje de actuar cómplicemente con el estado de Israel y sus aliados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies