Carta abierta a PI e Ie

 

DOS HOMBRES Y UN DESTINO

Queridos compañeros:

Llevo horas conmovido y emocionado con vuestras confesiones íntimas, esas conversaciones que mantenéis en privado, esos momentos compartidos desde allá por aquellos años de universidad donde nacen los primeros amores, esos que nunca se olvidan, cuantos recuerdos, tanta complicidad, tantos momentos, el primer copazo, el primer pásamelo, la primera relación compartida, robada, prestada, todo era tan bonito, sin ocuparse de cordones ni zapatillas porque seríais  más de chanclas o “carapijos”.

Momentos de desahogo, hasta que decidisteis como Albertucho, “poneros un pisito y justo arriba de un bar  pa ir cogiendo ya experiencia en las labores del hogar…”, cuanta ilusión, un espacio para seguir compartiendo una vida juntos, un proyecto de futuro, las primeras decisiones, uno, dos o tres, el primer coche, ¿diésel o gasolina?, ¿nuevo o usado?, ¿ahorramos o unos cómodos plazos? . Vamos, lo que viene siendo normal. ¿Por qué en Vistalegre y no en Fuenlabrada, ¿mar o montaña?, cuantas decisiones para tomar juntos, “amor para dos, amor en buena compañía”, incluso fuisteis capaces de reinventar a Joaquín Sabina y convertir los corros en círculos y merendar en vez de “besos y porros” remontadas y sonrisas.

Preguntasteis a la gente si quería que fueseis a Bruselas con los/as compañeros/as más del pisito, unos miles os dijeron “claro que podéis” y un millón que fueseis cinco a este viaje atrevido, todo era tan romántico, agradable, “si tú eres así, que suerte que ahora estés junto a mí…” Aquella papeleta que se podía titular “El sueño de una noche de verano”, de ahí a tomar el cielo por asalto.

 

maxresdefault

-¿Pero porque me dejas ahí las zapatillas?

Las zapatillas, son el principio de todos los problemas, más si huelen, la cebolla es ya un paso más en el deterioro de cualquier buena relación.

-Has puesto otra vez cebolla a la tortilla!!! – mil veces te he dicho que sin cebolla!

-Pero no habíamos quedado: ¿Contigo pan y cebolla?.

La camiseta roja, no, más bien tirando a rosita que gusta más a todos los sectores de la comunidad, el tema de los colores siempre produce tensiones en cualquier relación, los tonos, las texturas, pero ya el colmo es esa música, esos gritones de melenas, – no, por ahí sí que no paso, yo sabes que soy más del POP, pero luego siempre podemos llegar a consensos, ACDC en la cocina y Luis Miguel en la cama, sino ¿quien duerme?, porque para lo otro entre el dolor de cabeza, que las aspirinas están pasadas de moda y que los círculos se están cuadrando, el sexo ya no es lo que era, ni sábado sabadete, ni camisa nueva, ni polvete, “vete y pega la vuelta…. Me estas mintiendo ya lo sé…”

Bueno, esto sí que ya no, “¿Y quién en él/ella?, ¿En qué lugar se enamoró de ti?, ¿Es Rita o Espinar?, sí, en toda relación que se precie más tarde que pronto hay un/a tercero/a, si a esto sumamos el primo «tocapelotas» que constantemente anda por aquí y allá dando por saco, la manada de palmeros/as y “grupis” caza autógrafos, “Soy una estrella del Rock estoy con la CBS ….. y venderé muchos discos con esta carita mía”.

La penúltima nunca es la que se te queda en la cabeza, el primer amor nunca se olvida, eso os va quedar para siempre, después de todos estos años lo vuestro tiene futuro, tenéis un largo camino que recorrer  juntos, pero eso sí, con cebolla. Hasta que os habéis echado “una novia muy mona, que vive en Barcelona”.

El último asalto es sin duda el que os hará llegar a un buen consenso, sólo os queda decidir que fue antes, ¿el huevo o la gallina?, aunque en este corral vuestro hay más gallos que gallinas.

“Te quiero mucho, aunque te suene a lo de siempre..”

Es la forma más cariñosa que se me ocurrió para deciros:

“Las intimidades en la alcoba”.

 

                                                                                 Siempre vuestro,

Andrés Díaz

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies